[Películasyparaísos]

Una tarde de fin de semana nos tumbamos en el sofá blanco, de lado. Te abrazaba con pasión y todas las ganas del mundo, por detrás, envolviéndote totalmente. Teníamos las manos entrecruzadas a la altura de tu pecho. Vestías tus gafas negras y un pijama. Yo una de tus batas finas en una gama de rosas. Vimos por primera vez la televisión y cayeron tres películas, al menos. Hoy he recordado varias veces escenas de una clásica, en blanco y negro, de unos periodistas que cubrían una ejecución. No recuerdo ni el nombre de la película ni el de los actores o protagonistas. Tampoco sé por qué la estoy revisitando hoy, precisamente. Puedo visualizar alguna de las escenas, las escalas de grises, expresiones sobreactuadas. Tampoco recuerdo la música o la banda sonora pero sí la luz de invierno entrando por la ventana, los blancos de las cortinas y la librería con vídeos, cedés y libros, tu olor, a la altura de tu cuello, en su lado izquierdo y la sensación de que entonces estaba en el único lugar del mundo en el que quería estar porque entonces eras mi paraíso…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s