[Confieso…]

…que he llorado, con el volante entre las manos y una canción. A veces, escuchas una canción y se convierte en una persona, en un lugar, en un momento. Como los olores y algún sabor intenso. Siento la piel tirante, a punto de estallar, llena de sensaciones. Y yo, convulsa por dentro. Convulsionando a borbotones, como si estuviera despertando de pronto de un retiro, un letargo, mi hibernación. Forma parte del proceso en el que estoy entrando con interés y mucho miedo, a partes iguales, como rompiendo fases y formas acomodadas de mirarlo y verlo todo. Confieso que te echo de menos cuando estás lejos y te retiras. Sé de mi empatía y ahora recibo mensajes nítidos de todo lo que estás viviendo, esperando, sufriendo, inquieta. No necesito que nadie me hable de tu miedo, tampoco que me cuentes directamente que te sientes sola, lejos, desorientada y asustada, apenas sin paciencia. Confieso que las fortalezas de ambas parecen no serlo tanto ahora, cada una por su lado, mutando a debilidades pequeñas, que en realidad no importan. Confieso que estoy aquí, que también lloro, que se me está haciendo todo tan largo, que se me come la impotencia por no poder cambiar nada, por tener que esconderme, por tener que negarnos, que me dan miedo tantas cosas aunque sepa que todo irá bien, que sobreviviremos tempestades e inclemencias porque somos supervivientes y afortunadas. Confieso que te quiero…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s