[Lasabiduría]

Rectificar es de sabios y no ha sobrevenido aún el final. Así que no me cuesta nada regresar aquí, feliz, contenta y, lo confieso, asustada y algo atemorizada, aún. Se me presentan situaciones, regresan algunos recuerdos, me escuecen las lágrimas y hay nombres propios que me cortan la respiración. Yo no puedo evitarlo. Trabajo en ello. Me repito mantras personales y me convenzo una y otra vez que tengo que vivir cada segundo de las veinticuatro horas que tiene el día, sin ambiciones en proyectos o hitos lejanos, saboreando cada palabra escuchada, cada llamada que se corta, cada pensamiento positivo, las sensaciones y las sonrisas, atesorando momentos y entreteniéndome en casi todos los buenos recuerdos. No soy ambiciosa y casi nunca lo he sido, en estas cosas. Me remito a los hechos para recordarme que soy de relaciones largas. Y eso me da confort porque me siento con fuerzas para hacer una larga excursión, a pesar de lo atropellada que me encuentro ahora mismo…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s