[Bilbaoytú]

Me sorprende un poco que el jazz siempre vaya indisolublemente unido a un bar donde se hacen cocktails fusion, de esos que se han puesto tan de moda y tan de pronto. Igual que me sorprende estar ahora en una cockteleria en la Gran Vía de Bilbao, ante un zumo de naranja natural y mi primogénito. Un día laborable cualquiera. Con una pena más grande de lo habitual porque él se va a quedar aquí y yo voy a marcharme mañana. Las leyes de la vida, como las otras, ni me las creo ni me hacen maldita gracia. Y solo tengo ganas de contarte todo esto a ti. Oírte la voz. Un poco rápido y a la vez sin olvidar ninguno de los detalles. Al final, son lo único importante. Como tú.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s