[unpocodetristeza]

Las banderas están a media asta por causa de luto, desde ayer. Mi corazón también y se me escapan algunas lágrimas cuando me asaltan a traición determinados recuerdos. Y es que se agolpan, cuando el camino es tan largo. La veo en mi infancia, jugamos a las estrellas chinas y suena Tag varum, llora su duelo eterno, la veo con sus hijos, después con los míos, nos corrige constantemente persiguiendo la imposible perfección. Al final, tan radical con algunos temas y ahora tan asustada, delgada y pequeña, tan distinta como siempre a todos los demás. Eterna miope de universos pequeños, creyente y a veces crispada por cosas imperceptibles y a la vez invisibles. Hacemos lo que podemos y decidimos, queriendo no darnos cuenta, cómo pasamos por aqui, cómo nos marchamos. Empieza un proceso colectivo de resignación y tristeza, lento y difícil, para el que tenemos que prepararnos con un poco de tiempo para que no nos sorprenda casi nada.  Y habrá que fijarse bien en los ascendientes, descendientes y colaterales, además de en ella misma, porque una nunca sabe quién es el más frágil que va a necesitar compañía. Aunque a veces sea una misma.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s