[Elteléfonoytú]

La hiperconexión nos tiene capturados. Me permite conversar con Bosnia o Sudáfrica con asiduidad y la más absoluta naturalidad. Pero no me gusta interrumpir. Tampoco telefónicamente, así que el teléfono es algo que procuro utilizar poco, salvo excepciones contadas. No encaja con una agenda ordenada o con la idea de respetar los tiempos ajenos, por ejemplo. Mi celular da problemas y la incidencia con la compañía proveedora hace meses que fue abierta y continúa sin resolver. Se interrumpen mis conversaciones y la voz llega a veces entrecortada. Imposible comprender o resultar inteligible o no perder la paciencia. Sin embargo, es el hilo que me comunica contigo, es el nexo, es el medio y la manera. Porque estoy a kilómetros de ti. Porque quiero poner todo de mi parte para que no quede nada por decir, para compartir y comunicar, para ser capaz de transmitir y que lo sepas todo de mi. Aunque pueda percibir el peligro que la frase anterior contiene y lo haya percibido justo en el momento en el que la tecleaba. ¿Es cuándo lo sabemos todo de alguien que llegan las rutinas y se despiertan otros intereses ahí afuera?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s