[Ellos]

A veces una tiene esa extraña e imperceptible sensación de cierre de etapa. Se mira con algo de miedo hacia atrás y se descubre que han cambiado las compañías, las preocupaciones, las inquietudes y hasta las responsabilidades. Llega un viernes por la noche y te descubres sola y ya sin ninguna necesidad. Simplemente, no están en casa. Y es inevitable el balance, el paseo lento por el recuerdo más inmediato y también el más lejano. Han pasado diferentes acompañantes y todo ha ido mutando despacio. Será lo normal. Me creo preparada. Pero no puedo evitar la sorpresa, mientras me sigo preparando por lo que ha de venir. Porque esto no ha hecho más que empezar…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s